Buscar Arítculos Publicados

martes, 22 de noviembre de 2016

ROL DEL PSICOLOGO EN LA INTERVENCIÓN SOCIAL.

Dulvis Dariel Mejía García, PhD.
Coordinador de la Maestría en Psicología de la Intervención Social.

Dra. Hecmar Masiel Leonardo Olaverria
Maestrante de la Maestría en Psicología de la Intervención.

La Psicología de la Intervención Social es una de las ramas de la psicología que se encarga de analizar y actuar sobre las problemáticas de las interacciones personales en sus diversos contextos sociales. Esta disciplina surge como campo profesional en la década de 1970, cuando se desarrollan objetivos de formación y se identifican capos de actuación de manera rigurosa y con carácter científico. Es entonces a partir de los finales del siglo XX cuando los psicólogos empiezan a asumir la conducta colectiva como un rol de intervención psicológica y desarrollan múltiples programas de formación en este nuevo campo del saber.

Hoy sabemos de la gran cantidad de problemas contemporáneos (violencia, drogadicción, excusión social, pobreza, etc.), las cuales, de alguna manera, son consecuencias o involucran interacciones personales, se dan en contextos sociales y se convierten en males comunes. De aquí la necesidad de psicólogos capaces de prevenir y responder a situaciones complejas que tienen lugar en los tiempos modernos. Todo esto obliga el estudio y la comprensión de la conducta y procesos mentales que tienen lugar en estos fenómenos, los cuales representan un amplio campo de trabajo y un alto nivel de compromiso para nuestra disciplina.

Por poner un ejemplo de algunos de estos problemas, podemos señalar el rol que juega la psicología de la intervención social en NNA, resaltando que en el año 2012 el 20% de los menores de 18 años vivía en situaciones de pobreza, afectando esto, el desarrollo socioeducativo y socioemocional, especialmente a los más vulnerables. Es evidente que si no se interviene en esta población, seguiremos teniendo elevadas cifras de feminicidios, embarazo en adolescentes, suicidios, hogares disfuncionales, familias toxicas, violencia institucional, corrupción, pobreza, exclusión social y sin exagerar, un estado que no garantiza los derechos fundamentales a su población.


Estos son solo algunas de las variables, cuyos resultados reflejan la situación actual de los niños, niñas y adolescentes en la República Dominicana, un país que requiere de psicólogos capacitados y decididos a asumir el rol de la intervención social, como agentes creadores de resiliencia y asertividad, apegados a los principios teóricos y leyes, emprendedores de proyectos, programas y políticas, capaces de realizar un cambios del pensamiento social, a favor de la calidad de vida de las personas.

jueves, 19 de marzo de 2015


CUESTIONARIO “MEDICIÓN DE LA CONDUCTA DISOCIAL EN ADOLESCENTES” (MCDA)
Dulvis Mejía, Jhanina Rodríguez y Franchesca Sánchez (2015).


XXII congreso Dominco Caribeño de Psicología.


El Cuestionario Medición de la Conducta Disocial en Adolescentes (MCDA) es una herramienta de medición que toma como partida la Escala de Psicopatía de Hare, la cual es considerada como un instrumento de referencia en el mundo para medir este tipo de conducta en hombres que hayan cometido delito. A diferencia de la Escala de Hare, el MCDA cuenta con 22 bloques, formado por un total de 164 ítems, con opciones de respuestas V y F y puede ser aplicado de manera personal, tanto individual como colectivo. Con el objetivo de medir la validez y la fiabilidad de cada ítem, el MCDA ha sido sometido a un proceso de validación en la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña (UNPHU), siendo presentado como tesis de Grado por Jhanina Rodríguez y Franchesca Sánchez, y dirigido por su creador, Dulvis Mejía, quienes seleccionaron 318 adolescentes (159 privados de libertad en Najayo Menores y 159 que no habían tenido conflictos con la ley). Los resultados arrojaron la capacidad discriminativa del instrumento: la media de las puntuaciones es significativamente diferente entre los grupos, el estadístico de separación sugiere la presencia de dos grupos de individuos bien diferenciados mediante la escala, un nivel de fiabilidad Alfa de Cronbach de 0.92 y Kuder-Richardson de 0.9 La fiabilidad no se ve alterada si se extrae algún Ítem, evidenciando una sólida estructura uni-factorial. Dichos resultados permiten concluir que el MCDA es un cuestionario que mide únicamente un constructo como herramienta de medición de la conducta disocial, sugiriendo nuevas investigaciones al respecto.

Este resumen busca informar sobre el proceso de investigación sobre la técnica propuesta y mismo tiempo motivar a los expertos en el tema para que, junto a nosostros, continuen investigando sobre como medir de manera efectiva este tipo de conducta, que sin duda alguna, es uno de los mayores males en la sociedad contemporánea.



lunes, 16 de febrero de 2015

SEDUNDA JORNADA DE EDUCACIÓN Y PREVENCIÓN SOBRE VIOLENCIA.

El 25 de noviembre se desarrolló la segunda jornada de Educación y Prevención sobre Violencia, en conmemoración del Día Internacional de la No Violencia contra La  Mujer.

En esta jornada participaron 6 experto en el tema de violencia las siguientes conferencias magistrales:
  1. Violencia y juventud: antagonista de una cultura de paz. Impartida por el Embajador Erasmo Lara, Director Ejecutivo del Centro Dominicano para la Paz.
  2. Drogas, Hookah y Violencia: relación y consecuencias. Presentado por: Lic. José Antonio Tejeda. Consejo Nacional de Drogas.
  3. Rol del Fiscal en la Prevención y Educación sobre la Violencia. Magistrada Zunilda Tavarez Gutierrez. Fiscal Adjunta del Departamento Familia y Menores.
  4. El papel de la Tecnología en la Promoción y Prevención de la violencia. Ing. Fabricio Cabrera. Asesor en Tecnología.  
  5.  La Prevención de la Violencia y el Estrés: una necesidad actual en las universidades. Luis Vergés, M.A. Director de Centro de Intervención Conductual Para Hombres. 
  6.  “Muerte de las Hermanas Mirabal y Origen del Día de la No Violencia Contra la Mujer”. Ramón Rodríguez, M.A. Catedrático Universitario.
      Al debatir estos temas la Dirección de Servicios Estudiantiles del ITSC logró la participacion del estudiantado y la comunidad, quienes mostraron un alto interés por el tema y se mostraron abierto a luchar para reducir la violencia de los timpos actuales.

       Dulvis Mejía.

jueves, 12 de diciembre de 2013


 
Primera Jornada de Prevencion y Educacion sobre Violencia.
 
Con la intención de celebrar el Día Internacional de la No Violencia Contra la Mujer, La Dirección de Servicios Estudiantiles, en conjunto con la Vicerrectoría Académica y con el apoyo de la Rectoría del Instituto Técnico Superior Comunitario desarrolla La Primera Jornada de Prevención y Educación en materia de Violencia, donde se dieron cita unos 574 estudiantes, en un total de 10 presentaciones, en los días 25 y 26 de noviembre de 2013. 

 Dicha jornada inició el 25 de noviembre con las palabras de apertura a cargo del Rector, Dr. Víctor Hugo De Láncer, quien resaltó la importancia de luchar por la paz y señaló los trabajos de Mandela como un ejemplo vivo de dicha lucha. Estas palabras dieron inicio y fueron secundada por la conferencia Magistral ¨Violencia, estrés y el rendimiento académico: un desafío de actualidad¨, a cargo del Mtro. Luis Vergés, quien resalto la violencia y el machismo como una conducta que se arrastra desde nuestros ancestro, el estrés disfuncional como una respuesta desajustada a situaciones adversa e hizo enfasis en que rendimiento académico se ve afectado por el estrés disfuncional, la falta control conductual y las alteraciones emocionales. Tras las explicaciones concretas ofrecida por Luis se llevó a cabo la presentación del libro ¨Administrando Mi Vida¨, a cargo de su propio autor, el Mtro. Gil Germán, quien resalto la importancia de controlar las actitudes e invitó a los y las participantes a comprometerse con su propia felicidad como un elemento fundamental para el éxito.

 La tarde del 25, inició con la Conferencia Magistral ¨Violencia e Historia en la Sociedad Dominicana¨, presentada por el Mtro. Ramón Rodríguez, quien resaltó la violencia estructural e hizo mención del asesinato de las Hermanas Mirabal y la muerte de Mamá Tingo, casos que motivan la celebración del 25 de noviembre en la República Dominicana. Una vez terminada la conferencia de Ramón, se dio continuidad a la jornada con la presentación de la conferencia ¨Violencia en los Cuentos y Novelas Dominicanos¨ a cargo del filosofo y escritor Luis Felipe de Jesús, quien hizo énfasis en el cuento ¨la mujer¨ escrito por el profesor Juan Bosch, terminando su presentación con un llamado a la preservación de la familia y a la lucha para que la violencia no esté ni en la literatura dominicana. El día concluye con la presentación artística del Grupo Cultural y Humanístico del ITSC, quienes presentaron monólogos que ejemplifican la víctima y la obra ¨Droga, Violencia y Juventud¨, donde escenificaron los diferentes tipos de violencia y resaltaron la consecuencia de las mismas.

Si nos detenemos a revisar lo ante expuesto, el primer día se hizo mucho énfasis en temas histórico, psicológicos y literarios como elementos fundamentales para comprender el fenómeno social ¨la violencia¨, sin embargo, el segundo día preferimos ver las implicaciones psicojurídica y tecnológica que promueven y previenen dicho fenómeno, por lo que iniciamos con la Conferencia Magistral ¨Deberes y Derechos Constitucionales¨, a cargo del Magistrado Manuel Ramírez, quien hizo un llamado al cumplimiento de la Ley de leyes, La Constitución de la Republica, y resalto el capítulo de los derechos fundamentales e hizo énfasis en el art. 38, que trata la dignidad humana y en el art. 39 sobre los derechos a la igualdad. Este expositor termina invitando a los/as participantes a no ver la constitución como un pedazo de papel y sugiriéndole que para que esto no pase es necesario cumplirla como parte de nuestra propia personalidad. Tras la palabra derecho a una personalidad propia usada por el magistrado Manuel Ramírez, se dio continuidad con la presentación de la investigación ¨El Papel de los rasgos antisociales en la violencia Juvenil¨ a cargo de las Licdas. Jhanina Rodríguez y Franchesca Sánchez, quienes presentaron los datos encontrados en una investigación realizada usando como muestra los privados de libertad de Najayo Menores. Estas investigadoras resaltaron la conducta antisocial como la manifestación violenta, antimoral, fría e inescrupulosa que atenta contra el bienestar de la propia persona y de los demás y señalaron que muchas veces es el resultado de un conjunto de rasgos de personalidad y un desarrollo disfuncional de la familia y el entorno social.

 Al iniciar la tarde del día 26 se presentó el Taller ¨Civismo y Lectura¨ presentado por las Maestras Rosario Vásquez y María Isabel Martínez, representante del Periódico Listín Diario, quienes trabajaron la importancia de la Lectura y el uso del periódico como medio de fácil adquisición, para obtener informaciones actualizadas, que previenen la desinformación, el desconocimiento y el analfabetismo. Esta actividad se llevó a cavo de manera simultánea con la Conferencia ¨Pro y contra de las TICS en el tema de la violencia contemporánea¨ a cargo del Ing. Jimmy Rosario, quien presento como pro un claro recuento del avance de la tecnología en el siglo XXI y como contra resaltó la adicción a las redes sociales como una psicopatología aceptada en los países Asiáticos y en discusión en Norteamérica, señalando además la civer-violencia como elemento muy vinculado con la ruptura de matrimonio, el bullying, el abuso sexual y la facilidad para seducir y afectar la salud mental de millones de personas en el mundo. Finalmente la jornada termina con la conferencia ¨Retos de la lucha por la no violencia¨, a cargo del Lic. Moisés Santana, quien señala el papel que nos compete desempeñar y la importancia de la prevención e identificación con esta problemática social, todo con el fin de realizar un trabajo multidisciplinar y se hace un llamado a participar en contra de este mal contemporáneo.

 A este evento se une la presentación y donación de libros para estudiantes, en la que participo, UNILIBRO, Listín Diario y algunos de los expositores.
 
Esta jornada fue coordinada por los psicólogos Dulvis Dariel Mejía y Raldania Pérez.


 

jueves, 31 de mayo de 2012

INTERVENCIÓN PSICOJURÍDICA EN NIÑAS, NIÑOS Y ADOLESCENTES VINCULADOS CON LA JUSTICIA.

Cada vez son más las niñas, niños y adolescentes en los tribunales, sobre todo por la gran cantidad de denuncia en temas como la guarda y custodia, el abuso sexual infantil y las violaciones a los derechos de la infancia y de la adolescencia, que lo involucra directa o indirectamente al sistema judicial, vinculándolo con el proceso jurídico y haciéndolo participar de manera activa, regularmente como testigo o victima de infracciones legales que atentan contra sus derechos. Es por esta razón que existe la gran necesidad de intervención psicológica en estos procesos, aportando su conocimiento científico con la finalidad de acompañar el proceso desde tres punto de vista fundamentales, en primer lugar para facilitar las herramientas propia de la disciplina para evaluar e informar sobre los asuntos psicológicos del menor; en segundo lugar para poner límite, explicando desde la psicología las variables puramente psicológicas que de una manera u otra podrían interferir en el proceso y en tercer lugar, para explicar como podría interferir la aplicación de la ley en el bienestar psicológico de los menores. El derecho como disciplina doctrinal tiene como misión velar por el cumplimiento de las leyes, haciendo que se respeten los derechos de los niños, niñas y adolescentes, la psicología jurídica pide que además de esto se vele por el bienestar del menor, afirmando que este debe ser el objetivo final. Intervenir en psicología jurídica no es hacer terapias ni dar apoyo emocional a los implicados, como podría pensarse al ver el tema. Es algo diferente a lo que el psicólogo normalmente entiende como intervención, no es psicología clínica, no es psicología familiar, no es un desplazamiento de jueces, fiscales ni abogados, es más bien  la aplicación de la psicología al estudio de los comportamientos psicosociales de las personas o grupos relacionados, establecidos y controlados por el derecho en sus diversas vertientes, así como aquellos procesos de carácter psicosocial que guían o facilitan los actos y las regulaciones jurídicas. De manera general ha de entenderse que la ley intenta evitar y controlar conductas indeseadas (delito), queda claro que esto también forma parte de los objetivos de la psicología, solo que el derecho lo hace como el ultimo medio para que se cumpla con los deberes y se respeten los derechos normalizados, en cambio, la psicología lo hace con el fin de tener explicaciones científicas que puedan contribuir con predecir, controlar y manipular conductas indeseadas, sobre todo cuando estas generan malestar en las personas, familias, grupos relacionados y en la sociedad en general (psicopatología). Esto no quiere decir que psicopatología y delito sean sinónimo, pero si tomar en cuenta que algunos delitos se cometan por la presencia de psicopatología y algunas psicopatología se desarrollan por la vinculación con conductas delictivas, es por esto la necesidad de discriminar cuando un caso es debido a problemas psicológico y evitar que la vinculación con problemas delictivos pueda desarrollar trastornos, especialmente en niños, niñas y adolescentes. Resulta interesante resaltar que al derecho le interesa el cumplimiento de las normas establecidas y a la psicología el bienestar psicosocial de las personas, sin embargo terminan en el mismo lugar aunque los métodos y objetivos sean diferentes.        

miércoles, 28 de marzo de 2012

INTERVENCIÓN PPSICOJURIDICA EN MENORES DE EDAD.

INTERVENCIÓN PSICOJURÍDICA EN NIÑAS, NIÑOS Y ADOLESCENTES VINCULADOS CON LA JUSTICIA.

Cada vez son más las niñas, niños y adolescentes en los tribunales, sobre todo por la gran cantidad de denuncia en temas como la guarda y custodia, el abuso sexual infantil y las violaciones a los derechos de la infancia y de la adolescencia, que lo involucra directa o indirectamente al sistema judicial, vinculándolo con el proceso jurídico y haciéndolo participar de manera activa, regularmente como testigo o victima de infracciones legales que atentan contra sus derechos. Es por esta razón que existe la gran necesidad de intervención psicológica en estos procesos, aportando su conocimiento científico con la finalidad de acompañar el proceso desde tres punto de vista fundamentales, en primer lugar para facilitar las herramientas propia de la disciplina para evaluar e informar sobre los asuntos psicológicos del menor; en segundo lugar para poner límite, explicando desde la psicología las variables puramente psicológicas que de una manera u otra podrían interferir en el proceso y en tercer lugar, para explicar como podría interferir la aplicación de la ley en el bienestar psicológico de los menores. El derecho como disciplina doctrinal tiene como misión velar por el cumplimiento de las leyes, haciendo que se respeten los derechos de los niños, niñas y adolescentes, la psicología jurídica pide que además de esto se vele por el bienestar del menor, afirmando que este debe ser el objetivo final. Intervenir en psicología jurídica no es hacer terapias ni dar apoyo emocional a los implicados, como podría pensarse al ver el tema. Es algo diferente a lo que el psicólogo normalmente entiende como intervención, no es psicología clínica, no es psicología familiar, no es un desplazamiento de jueces, fiscales ni abogados, es más bien  la aplicación de la psicología al estudio de los comportamientos psicosociales de las personas o grupos relacionados, establecidos y controlados por el derecho en sus diversas vertientes, así como aquellos procesos de carácter psicosocial que guían o facilitan los actos y las regulaciones jurídicas. De manera general ha de entenderse que la ley intenta evitar y controlar conductas indeseadas (delito), queda claro que esto también forma parte de los objetivos de la psicología, solo que el derecho lo hace como el ultimo medio para que se cumpla con los deberes y se respeten los derechos normalizados, en cambio, la psicología lo hace con el fin de tener explicaciones científicas que puedan contribuir con predecir, controlar y manipular conductas indeseadas, sobre todo cuando estas generan malestar en las personas, familias, grupos relacionados y en la sociedad en general (psicopatología). Esto no quiere decir que psicopatología y delito sean sinónimo, pero si tomar en cuenta que algunos delitos se cometan por la presencia de psicopatología y algunas psicopatología se desarrollan por la vinculación con conductas delictivas, es por esto la necesidad de discriminar cuando un caso es debido a problemas psicológico y evitar que la vinculación con problemas delictivos pueda desarrollar trastornos, especialmente en niños, niñas y adolescentes. Resulta interesante resaltar que al derecho le interesa el cumplimiento de las normas establecidas y a la psicología el bienestar psicosocial de las personas, sin embargo terminan en el mismo lugar aunque los métodos y objetivos sean diferentes.        


miércoles, 19 de octubre de 2011

Trastornos Psicológicos en Menores Vinculados con la Justicia.

Definiendo la Psicología Jurídica como “el área de trabajo e investigación especializada, cuyo objeto es el estudio del comportamiento de los actores jurídicos en el ámbito del derecho, la ley y la justicia”, ha de entenderse la gran importancia de tomar en cuenta los trastornos psicológicos en menores vinculados en casos judiciales, especialmente: el retraso mental, los trastornos de la comunicación, los trastornos generalizados del desarrollo, los trastornos por déficit de atención y comportamiento perturbador, los trastornos del estado de ánimo y los trastornos de ansiedad. La investigación ha demostrado que estos interfieren de manera significativa, primero porque muchas veces no están en condiciones de declarar, ya que los procesos de recuperación se ven sesgado por el deseo de evitar recuerdos incongruentes con el estado de ánimo y segundo por cómo afectan estos la credibilidad del testimonio de un niño, por ejemplo ¿Qué tan confiable es una declaración de un niño con retraso mental? o ¿Cuál es la facilidad de obtener un testimonio de un menor con trastorno de la comunicación? Así tendríamos que preguntarnos con cada uno de los trastornos antes señalados, que su presencia afecta la memoria de los testigos.
De esta manera estamos cuestionando el elemento psicológico más importante que se debe tomar en cuenta en los juicios, la memoria de los testigos, digo más importante porque la prueba que más se toma en cuenta en los juicios de menores, es el testimonios de los testigos, especialmente en casos de abuso sexual, donde ya ha pasado un tiempo importante y no hay las pruebas física, sean estos testigos o víctimas. En psicología del testimonio hoy se sabe sobre los errores de memoria, las memorias falsas, el efecto de la repetición de entrevistas, la sugestión, el efecto del paso del tiempo y otras variables que interfieren, modifican y crean testimonios falsos y si estamos hablando de casos en disputas de guarda y custodia, habría que mencionar lo que es la alienación parental, donde uno de los progenitores se encarga de dañar la imagen del otro, para ser favorecido jurídica y emocionalmente. Todos estos elementos deben ser tomado en cuenta desde la psicología jurídica y vincularlo con el código penal que en su Art. 64 plantea que cuando al momento de cometer la acción el inculpado estuviese en estado de "demencia" o cuando se hubiese visto violentado a ello por "una fuerza a la cual no hubiese podido resistir", no hay crimen ni delito, y en su Art. 66 nos plantea que cuando el acusado sea menor de 18 años y se considere que ha "obrado sin discernimiento", será absuelto; sin embargo, atendidas las circunstancias, será entregado a sus padres o conducido a una casa de corrección.
Todo esto deja una fuerte tarea en el campo de la psicología, ya que es su responsabilidad evaluar a cada menor que esté vinculado con la justicia, con la intención de determinar este nivel de “demencia” o de “discernimiento” del que nos habla el código penal y esta evaluación debe estar encabezada por un psicólogo o equipo de psicólogos que dominen el área.